Protégelos y ten control de los videojuegos de los niños

Cada día los niños comienzan a edades más tempranas a jugar con dispositivos electrónicos esto lleva a los padres a no saber bien en ocasiones a que se encuentran jugando y si ese juego entraña algún riesgo para ellos. Es muy importante que como padres tengamos un correcto control videojuegos niños.

Los niños acceden desde muy temprano a los móviles de los padres para jugar con esa mascota tan famosa como es el Pou o a las tablets para ver dibujitos o jugar a algún juego adaptado para ellos que les hayamos descargado. Pero en muchas ocasiones ellos mismo acceden sin querer o por curiosidad a páginas de contenido no adecuado para los pequeños, como puedes ser de contenido violento o de carácter sexual. Por ello es muy importante que como padres no les dejemos sin control alguno. Es fundamental incluir en nuestros dispositivos controles parentales adecuados para así evitar accesos indebidos.

El tiempo y la edad debemos controlarlo

control videojuegos niñosDel mismo modo que con el acceso a internet sin control otro problema grave es el juego con las videoconsolas sin control. Es muchas ocasiones les compramos demasiado pronto una videoconsola y los inducimos a que jueguen. Sin entrar en la edad para comenzar a jugar si debemos limitarle tanto el tipo de juegos como el tiempo de acceso.

No debemos caer en la imprudencia de dejarlo jugar mucho tiempo por el simple hecho de que así te dejan tranquilo hacer otras cosas, los niños solo deben jugar ratos cortos, no más de una hora seguida y dejarles jugar solo en fin de semana y festivo. Debemos inculcarles que deben jugar con otros niños, que deben ejercitar su mente y jugar con sus juguetes, que deben por las tardes un ratito hacer los deberes o simplemente repasar lo aprendido. No deben coger la consola como una rutina.

Del mismo modo es imprescindible que solo jueguen a aquellos juegos que sean adaptados para su edad, para ello y gracias a que esto lo indican por ley todos los juegos con un código numérico, el denominado Pegi y debemos por su bien respetarlo.

Advertisements